Los secretos mejor guardados de Formentera

Formentera más allá de sus playas y los secretos del paraíso mediterráneo. Descubre una de las islas más bellas del mundo. 

Una artesanía inspirada en los colores del paisaje y una gastronomía digna de dioses que cuenta hasta con estrella Michelin. Todo ello bajo el marco del azul más profundo de sus aguas y de rincones donde empaparse de soledad y silencio. Ocio Hoteles nos descubre por qué Formentera es, durante todo el año, una de las islas más bellas del mundo.

Formentera es conocida y valorada turísticamente por sus playas, muchas veces comparadas con las del Caribe. Ciertamente su fama hace honor a la realidad porque las playas de Formentera se caracterizan por su blanca y finísima arena y por sus aguas claras y transparentes, que enmudecen al visitante con inimaginables tonalidades azules y turquesas y cuya visión proporciona una calma y desconexión absoluta.

Ocio Hoteles nos lleva de viaje por la menor de las Pitiusas. Descubriendo Formentera

1. Sus Playas

En Formentera se establecen tres grandes extensiones de playas: en la cara nordeste las costas de Llevant y Tramuntana, en la parte opuesta, la costa nordoeste con las playas más visitadas de la isla, Illetes y Cavall d'en Borràs, al sur la costa de Migjorn. 

La península de Es Trucadors, al norte de la isla, es una larga lengua de arena que se estrecha de sur a norte. En ella se conforman las playas de Llevant, Ses Illetes y Es Cavall d’en Borràs que ocupan la cara oeste. Illetes es la playa más famosa de la isla y la más visitada por los turistas. A pesar de que en las horas centrales del día registra gran concentración, caminando más allá del último aparcamiento autorizado se pueden encontrar tramos casi desiertos, incluso en temporada alta. 

Además, la cercana playa de Llevant se encuentra mucho menos masificada que Illetes. Ocupa toda la cara este (a levante) del arenal y también es de arena blanca y fina aunque con pequeñas superficies rocosas. Avanzando hacia el norte, estas dos playas distan a tan pocos metros que se puede extender la toalla en medio y contemplar ambas al tiempo. 

Ses Illetes (Formentera)

Pero Formentera es mucho más que su litoral salvaje. La isla que enamoró a Bob Dylan, Jimi Hendrix o Eric Clapton despliega su encanto también en el interior: pintorescas poblaciones, faros y molinos, lagos y salinas, grutas ocultas y frondosos bosques de sabinas y pinos que serpentean entre dunas y rocas. Visitarla en cualquiera de los meses del año pasa, además, por descubrir ciertos secretos que solo encontraremos aquí. 

2. Su artesanía

Atraídos por sus colores, muchos son los artistas que llegaron a Formentera para alumbrar un trabajo artesanal inspirado en elementos del paisaje. Es el caso de José Marcos Garzón y su marca Ishvara (formenteraishvara.com) de calzado y complementos. Un artesano que saltó desde un puesto callejero a aparecer en el New York Times y acabar vendiendo en la Quinta Avenida. En Sant Francesc Xavier, la capital, reside su tienda original, donde podemos encontrar las sandalias que luce la mismísima Kate Moss.

José Marcos, maestro artesano de Ishvara, Formentera
José Marcos Garzón y su marca Ishvara

También Enric Majoral, natural de Sabadell, conoció la isla en los setenta y decidió crear su propia firma: Joyas Majoral (majoral.com/es), que hoy goza de dos tiendas y de un taller en Formentera. Sus piezas de plata y oro, acabadas a mano, son un tributo a este mar: sus matices, sus elementos… y, por supuesto, la posidonia.

Enric Majoral (derecha) y su hijo Roc Majoral en el taller de Formentera.
Enric Majoral (derecha) y su hijo Roc Majoral en el taller de Formentera.

3. Su gastronomía

A menudo desapercibido, el saber culinario de Formentera es una representación de la cocina mediterránea. Una gastronomía tradicional que tuvo que tirar de ingenio para paliar la escasez que le provocaba el aislamiento. La solución, que pasaba por sacar el máximo provecho a las materias autóctonas, erigió al pescado de la isla en el ingrediente crucial.

A día de hoy, el peix sec (peixsec.com), secado artesanalmente con un proceso natural, es el rey de la gastronomía. Con él se elabora el plato formenterense más típico: la ensalada payesa, que preside el amplio recetario de los fogones del lugar. A saber: calamar a la bruta (con butifarra y sobrasada), frit de bestiar (con cordero y verduras) y postres deliciosos como la greixonera o el flaó. Todo ello regado con el famoso vino de La Mola que tiene en la bodega Terramoll (terramoll.es/) una de sus grandes referencias.

Ensalada payesa, Formentera
Ensalada payesa, Formentera

4. Cómo llegar

A Formentera se llega por mar desde Ibiza con navieras como Trasmapi que ofrece ferrys cada media hora entre las dos pitiusas. La operadora turística Ocio Hoteles ofrece un especial verano Denia-Ibiza-Formentera en velero 6d/5n en MP desde 975€

La central de reservas Ocio Hoteles nos recomienda dos imprescindibles alojamientos con encanto son el Hotel & Spa Cala Saona (ociohoteles.com) con acceso directo a la playa y el Hotel & Spa Es Marès (mevoydehotel.com) con un lujoso diseño que recoge la esencia de la isla.

Fast Ferry Ibiza Formentera
Fast Ferry Ibiza Formentera

5. Rincones con encanto

Un paseo por los alrededores está lleno de encanto: las pequeñas calas de arena de Ses Platgetes al oeste y los acantilados de la Mola al este son visitas imprescindibles. Cerca se encuentra el punto de partida de la ruta verde 25, que recorre íntegramente el camino histórico para subir a La Mola, conocido como el Camí de Sa Pujada. A medida que vayamos subiendo nos sorprenderán las increíbles panorámicas de la isla, del Racó de Sa Pujada y el Pou des Verro. 

Es Calò - Ses Platgetes, Formentera
Es Calò - Ses Platgetes, Formentera

El extremo este de la isla, está considerado por muchos visitantes como un lugar mágico, como un faro del fin del mundo. Junto al faro se encuentra un monolito en honor al escritor Julio Verne por la mención que éste hace en su libro “Héctor Servadac (viajes y aventuras a través del mundo solar)”. La forma mas sencilla de llegar hasta el faro desde el Pilar de La Mola sin pisar la carretera es hacerlo vía la ruta verde 29

Faro de la Mola, Formentera
Faro de la Mola

¿Qué otros rincones con encanto de Formentera nos recomienda? Déjanos un comentario y comparte tu experiencia viajera.


Inspírate con los mejores destinos y hoteles


Escribir comentario

Comentarios: 0